El desarrollo del liderazgo estuvo estancado por años hasta la llegada de los hallazgos de la neurociencia sobre el funcionamiento del cerebro. 

El mundo de los negocios reconoce ya la importancia de la neurociencia en el diseño de nuevos modelos de liderazgo que respondan a los desafíos del entorno actual. 

En ese marco, la especialista Silvia Damiano, Fundadora de About My Brain Institute, bióloga e investigadora que ha dedicado los últimos veinte años al desarrollo del liderazgo, creó el modelo i4 Neurolider.

 

Basado en la neurobiología, el modelo i4 Neurolider propone una serie de pasos para mejorar el funcionamiento del cerebro y alcanzar las competencias que buscan las empresas en todo el mundo: rendimiento, colaboración, innovación y agilidad.

El proceso de transformación que propone este modelo consta de cuatro fases:

Fase 1. Consciencia biológica: aborda el aspecto educativo. Se centra en explorar cómo funcionan nuestros cerebros y cuerpos. Esta fase es crítica para ampliar el conocimiento de las personas y promover la creación de vías neurales en sus cerebros.

Fase 2. Recopilación de datos: consiste en encuestas de diagnóstico, evaluaciones y neuro-herramientas, que se combinan para ofrecer reacciones sobre el estado del cerebro y el cuerpo, habilidades, rasgos, actitudes y comportamientos. Esto aumenta la conciencia de las personas sobre cómo operan, actúan y sienten.

Fase 3. Creación aplicada: se establecen conversaciones de colaboración con diferentes grupos de personas para crear compromisos favorables al cerebro que sean relevantes para cada uno dentro de su realidad actual.

Fase 4. Incrustación y progreso: esta fase incluye la incorporación de los nuevos hábitos deseados y la supervisión de cómo se desarrollan las meta competencias a lo largo del tiempo. El resultado final: convertirse en un neurolíder.

El modelo se compone de 16 pilares y cuatro de ellos comienzan con la letra i. De ahí nace el nombre i4: la integración (entre los diferentes sistemas del cerebro y entre el cerebro y el cuerpo, para que funcionemos como un sistema óptimo), la inspiración, la imaginación y la intuición.

El modelo i4 Neurolider ayuda a comprender cómo desarrollar habilidades de liderazgo críticas para este mundo VUCA y a tratar de forma más creativa los retos que impone una realidad en constante cambio y con pocas certezas.

Si te estás preguntando cómo tomar contacto con este modelo hay mucha literatura y además con Whalecom ¡lo estamos trayendo a Sudamérica para potenciar la transformación de las organizaciones a través del liderazgo!

Habrá más ¡Seguinos!

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!