La inspiración es una palabra que muchos usan. Pero muy pocos entienden que la inspiración está en el centro de la creación de un entorno colaborativo. Se pueden usar varias estrategias para encender esa chispa en nuestras mentes y en las mentes de los demás.

* Basado en el texto original de Silvia Damiano publicado en el blog de About My Brain

Al ver la ceremonia de apertura de los últimos Juegos Olímpicos, es posible que hayamos sentido admiración e inspiración. El espectáculo de cuatro horas de duración comenzó con una historia bien elaborada que mostraba los diversos grupos étnicos que conforman Brasil. La ceremonia fue un gran ejemplo de integración cultural y transmitió otro mensaje poderoso: una invitación a hacer más para preservar el medio ambiente.

Cuando cada atleta ingresó al impresionante Estadio Maracaná en Río de Janeiro, se les dio semillas. Luego colocaron las semillas en pequeños contenedores alrededor del estadio. Las semillas se plantarían después de los juegos, dejando un bosque olímpico para las generaciones futuras. Estas semillas siempre serán un recordatorio de los primeros Juegos Olímpicos que se celebraron en América del Sur.

En medio de esa exhibición colorida y ese acto de colaboración para un futuro mejor, era posible ver las caras alegres de miles de voluntarios y artistas. Jóvenes o viejos, sin importar su etnia, los brasileños se unieron e inspiraron para ser parte de este increíble evento.

A pesar de las dificultades financieras del país, la reducción en los presupuestos y las preocupaciones de seguridad, el espíritu festivo que los brasileños habían prometido al mundo estaba en plena vigencia. Su energía era contagiosa, cautivando a la multitud y cautivando al mundo. En cierto modo, esa ceremonia demostró que es posible un espectáculo de primera clase, incluso con un presupuesto restringido, si las personas trabajan apasionadamente juntas.

El nivel sofisticado de ejecución y colaboración de la ceremonia de apertura no solo se logró a través de un buen pensamiento estratégico y planes cuidadosamente detallados. Este tipo de exhibición requería más que los conocidos conceptos y herramientas que utilizamos en los negocios.

La elaborada apertura de los juegos de 2016 fue posible gracias a las personas inspiradas con visión y pasión. Esta pasión fue capaz de despertar el espíritu olímpico en miles de participantes a cada paso del camino. Un país que está luchando con asuntos financieros y políticos logró unir a sus ciudadanos e inspirar al mundo. Creo que este tipo de entusiasmo también se puede lograr en nuestros lugares de trabajo, sin importar en qué parte del mundo nos encontremos.

En la próxima nota, analizaremos cuatro importantes razones para activar el poder de la inspiración.

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!