El actual contexto de aislamiento afianzó una tendencia que ya estaba en marcha: mapear el talento organizacional de manera virtual.

Por Marina Kalaidjian, Sonia Weiss y Viviana Suárez

Con la aparición de la pandemia vivenciamos más claramente las características de este mundo VICA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). Esto lleva aún más a las organizaciones a ajustar las búsquedas, a identificar a las personas con competencias, habilidades y atributos que superen las necesidades vigentes de sus puestos, a quienes puedan desarrollar para desempeñarse en roles diferentes, de complejidad creciente, con mayores responsabilidades, capacidad de adaptación y discrecionalidad en la toma de decisiones. En definitiva, a conocer el talento, el potencial que hay en los equipos y en la organización. Esto ocurre a la vez que se va imponiendo una clara tendencia: identificar y mapear el talento organizacional de manera remota y ágil.

Desde Whalecom trabajamos en esa línea desde hace años, realizando evaluaciones y mapeos en contextos virtuales para todo el país y la región. El año pasado, por pedido de un cliente, diseñamos e implementamos un proceso de mapeo de talento 100% virtual, incorporando herramientas digitales e instalando know how en los equipos.

¿Qué es un Mapa de Talento?

Es la manera que tienen las organizaciones de determinar el pronóstico de crecimiento efectivo de su capital humano. En las ideas de carrera y sucesión siempre aparece el concepto de talento. La práctica ayuda a la organización a discernir si las personas siguen estando en condiciones de progresar, ascender en la estructura, asumir mayores niveles de complejidad y responsabilidad, o comprender que alguien ha llegado a su máximo potencial.

Esto sirve para no cometer errores, para no someter a las personas a frustraciones innecesarias y a la organización a pérdidas de tiempo y dinero. En su definición más global, la finalidad de un sistema de mapeo de talento es diagnosticar el ajuste entre el talento existente y las necesidades presentes y futuras de las organizaciones.

Por otra parte, el mapeo de talento también debe servir a las personas en lo referente a la planificación individual de sus carreras, a su propio desarrollo, que complementa la planificación organizacional. Mediante la retroalimentación y la elaboración conjunta de un Plan de Desarrollo Individual se pueden proponer acciones como instancias de capacitación específicas, asignaciones transitorias fuera de la compañía, desarrollo de habilidades, procesos de coaching, mentoring de pares y otras.

En síntesis, el Mapa consiste en identificar los roles críticos, evaluar a los integrantes de la organización según sus habilidades, competencias y capacidades, valores y motivaciones, y situarlos en una matriz en función del valor presente que ofrecen y su potencial futuro.

Mapeo masivo, remoto y ágil: ¿cómo lo  hacemos?

Nos abocamos a pensar en las mejores opciones sin perder de vista lo personalizado, individual y peculiar de cada persona, y cómo identificar ese talento en cada uno dentro de esa cultura organizacional.

Así llegamos a la conclusión de que la alternativa más efectiva y posible era combinar ciertas herramientas elegidas previamente para relevar o evaluar potencial -detectando variables tales como agilidad de pensamiento, gestión del cambio, aspectos relativos a dimensiones cognitivas u orientación a resultados- con otras relacionadas con la inteligencia emocional y sus respectivos dominios (tanto los intrapersonales como los interpersonales).

El relevamiento de competencias se realiza a través de entrevistas a cargo de los responsables de RR.HH. y la línea (con guía y entrenamiento previo), además de otras técnicas online, para lo cual elaboramos en conjunto guías semi-estructuradas que permiten alinear criterios de ponderación en las evaluaciones.

De esta forma, diseñamos una matriz que refleja el análisis pormenorizado de cada herramienta utilizada en términos del peso relativo en la evaluación total, teniendo en cuenta qué dimensiones repercuten en mayor medida en el eje de potencial y cuáles en el de competencias, así como la identificación de los aspectos que resultan centrales y por lo tanto requieren un mayor grado de desarrollo. La utilización de diversas fuentes de evaluación nos permite la múltiple validación de los indicadores obtenidos.

Nuestra mayor contribución consiste en brindar una mirada 360 al proceso y a cada participante, integrando todas las fuentes de información, aportando el enfoque consultivo y sistémico que permite identificar aspectos centrales de cada persona evaluada (fortalezas, áreas de oportunidad, motivaciones e intereses), así como efectuar recomendaciones de desarrollo.

El otro gran aporte de valor a este proceso consiste en las instancias de retroalimentación individuales, en las cuales los participantes pueden ahondar en los hallazgos realizados, y consecuentemente diseñar posibles formas de abordaje para continuar trabajando sus áreas de oportunidad.

Para un mapeo efectivo de talento, recomendamos tener en cuenta esta guía básica:

Las tendencias en curso nos llevaron a rediseñar la estrategia de mapear talento de manera 100% virtual,  incorporando la mirada experta e integradora de los profesionales que posibilitan validar y reconfirmar hipótesis que surgen desde las herramientas y técnicas digitales, brindando ese aporte profesional y particularizado ante cada persona.

Hoy más que nunca, tanto la organización como las personas requieren contar con una hoja de ruta que permita poner foco en lo que se necesita para afrontar los desafíos actuales y futuros.

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!