Uno para todos

Diferentes áreas se impone con fuerza el modelo de trabajo en equipo.
Los especialistas lo definen como una experiencia tan satisfactoria como eficiente. Las razones del fenómeno.

Nadie es sujeto en la soledad y el aislamiento, sino que siempre se es sujeto entre sujetos: el sentido de la vida humana no es un monólogo, sino que proviene del intercambio de sentidos, de la polifonía coral”, dice el filósofo español Fernando Savater, y vaya si eso se aplica en la actualidad.

Prestigiosos expertos e investigaciones recientes coinciden en que, hoy por hoy, el trabajo en equipo es una pieza fundamental en el andamiaje de cualquier sector. Ocurre en esferas como la de la salud, el mundo empresarial, el educacional y, por obvio que parezca, en el universo deportivo.
“En pleno siglo XXI, todas las compañías concuerdan en que es necesario trabajar en conjunto. Pero el reto es poder transformar el discurso en hechos concretos”, comenta Juan Pablo Sanguinetti, consultor senior de Whalecom. Y profundiza: “Esta cualidad no es innata ni espontánea, sino un esfuerzo cotidiano que debe traslucirse en la agenda real.

En el presente, hay una brecha grande entre aquellas empresas que lo concretan y aquellas que no. Además, se da otro inconveniente mayor: empresas que creen que trabajan en equipo solo por el hecho de mantener reuniones, largas y frecuentes, en las que nunca termina de emerger cuál es el objetivo”.

Si de tender puentes se trata, Polycom se destaca como un líder global en ayudar a distintos entes a alcanzar nuevos niveles de trabajo en equipo. Con la transformación digital como aliada, impulsa a cada organización a explorar nuevas formas de trabajar, incluso a un ritmo más veloz. Precisamente, un informe que realizó a nivel mundial arrojó que el 62% de los encuestados prefiere el trabajo colaborativo (o sea, trabajo en equipo con la ayuda de la tecnología), para conectarse con otros colegas.

“El trabajo colaborativo responde a un modelo pedagógico que pone el acento en la interacción y la construcción colectiva de conocimientos que se optimizan cuando se coordinan con el trabajo en red”, diagnostica María Cristina

Vasconi, licenciada en Administración y Gestión de la Educación. Y prosigue: “La capacidad para responder a demandas complejas y llevar a cabo adecuadamente diversas tareas supone una combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivaciones, valores, actitudes y emociones que se deben movilizar en paralelo para lograr una acción eficaz. Contar con un caudal importante de competencias para trabajar con otros y colaborar en experiencias de aprendizaje es cada vez más necesario en las llamadas sociedades de la información y la comunicación”.

En el ámbito de la salud, el concepto también pica en punta. Así lo explica el doctor Jorge Herrero, especialista en cardiología formado en el Hospital Santojanni: “La medicina es muy amplia y cada uno de sus actores atesora diversas experiencias y niveles de experiencia profesional. La suma de todas las partes hace que se potencien los conocimientos para poder resolver los problemas que aparezcan. En este contexto, el aprendizaje es continuo. El trabajo en equipo nos hace pensar más relajadamente. Nos vuelve más eficientes y más seguros para no cometer ciertos errores. Sin duda, la asistencia del que tenemos al lado, amén de ponernos a prueba, nos hace mejores”.

Desde Whalecom, Sanguinetti dice que el trabajo en equipo permite fortalecer saberes y capitalizar experiencias como no podría hacerse de forma individual. “Es paradójico, porque, complementariamente, brinda la robustez de no depender de una única persona para poder abrazar resultados y, a la vez, es una excelente manera de provocar el desarrollo de cada integrante del grupo”, esgrime.

Lo mismo sucede entre las cuatro paredes de las aulas. Al respecto, Vasconi, profesora en Ciencias de la Educación, es clara y contundente: “La colaboración invita a que docentes y estudiantes caminen juntos, sumando entre unos y otros esfuerzos, talentos y competencias.

E incentiva el aprender haciendo, el aprender interactuando y el aprender compartiendo. Asimismo, la riqueza de la cooperación reside en que los estudiantes se nutran reflexionando sobre lo que hacen o dejan de hacer”.

(1)USING THE WORD “ENGAGEMENT” OFTEN LIMITS OUR THINKING. IT’S ASUME THAT OUR JOB IS TO REACH OUT AND ENGAGE PEOPLE, REATHER TAN TO BUILD AN ORGANIZATION THAT IS EXCITING, FULFILLING, MEANINGFUL AND FUN. JOSH BERSIN, FORBES.

[2] HTTP://DESIGNINGCX.COM/CXJMBLOG/2015/05/19/INTRODUCING-OUR-EMPLOYEE-EXPERIENCE-JOURNEY-MAPPING-TOOLKIT

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!