Siento orgullo por mi familia, orgullo por mi equipo deportivo, orgullo por cómo cocino, orgullo por cómo vivo, orgullo porque me recibí, orgullo de ayudar, de mi trabajo y de pertenecer a mi empresa.

Cuántas situaciones y vivencias, que nos hacen sentir bien, hasta nos generan un cosquilleo de felicidad y decir “qué orgulloso que estoy”.

¿Pero qué es el orgullo? Claramente es una sensación, una satisfacción personal, un sentimiento positivo hacia otra persona. Y también es una autoafirmación y el hecho de pertenecer.

Entonces el orgullo como sentimiento se vincula con mis acciones, con mis expectativas, con mi deseo y con mi propósito, que se pondrá en acción a través del hacer. La pregunta será dónde. ¿Dónde hacer y qué me motiva a hacerlo? Soy, luego hago. Por eso para hacerlo mejor debo hallar el lugar donde mejor pueda ser.

Para muchos y muchas este lugar será el trabajo, donde no solo hacemos, vamos cumpliendo con nuestros objetivos, sino también nos vinculamos, nos relacionamos, hoy virtualmente, pero relación al fin.

Si mi propósito es dar lo mejor de mí, ser leal conmigo mismo, ¿cómo hago si no encuentro el lugar donde pueda implementar y desplegar mi mejor versión, si no me encuentro cómodo, si no puedo expresar y hablar sin ser cuestionado o hasta mirado con ojos de juzgamiento o murmullos por doquier?

Al detenerme y hacer foco en este último punto me pregunto cuál es la razón por la cual estoy orgulloso de lo que hago, de lo que tengo y también de quien soy. La respuesta: porque siento que hago lo que quiero, porque puedo sentir lo que deseo y porque sé que me valoro por quien soy.

Una suma de identidades

Cuando hablo de lo que quiero, lo que hago, lo que soy, lo mismo pasa con cada uno de nosotros. Y ese nosotros, esa suma de identidades, como plantea Atlassian, es donde se integran las diversas perspectivas de todas las personas.

Estamos “descubriendo” que la diversidad es un valor fundamental. Muchas organizaciones (Fortune 500) la han definido como valor, y así lo reflejan su cultura y sus prácticas: sus empleadas y empleados son tratados con dignidad y respeto.

Recientemente un colaborador de una empresa nacional me decía: “Tomé la decisión de incorporarme a esta compañía porque buscaba un trabajo con redes de apoyo, con espacios donde pudiera trabajar sin sentirme mirado, cuestionado, hablar con franqueza, un lugar donde se pudiera disfrutar de los beneficios de la inclusión”.

¿Cuáles eran esas redes que ofrecía este empleador? Beneficios diferenciadores, incentivos, pero lo que más atrajo y sedujo a este colaborador eran las reuniones periódicas que se realizaban coordinadas y conformadas por diferentes grupos de empleados.

Grupos de empleados que se juntaban en su lugar de trabajo en función de características compartidas o experiencias de vida. Así accedían a un espacio de reunión donde conversaban de temas en común, proponían sugerencias y acciones, atendiendo a sus intereses y también a los de la empresa.

Claramente el diferencial era lo que conocemos como grupo de afinidad o “employee resources group”. Según la definición de Gartner, los ERG son grupos dirigidos por empleados que se forman en función de rasgos específicos que poseen sus miembros -género, orientación sexual o intereses compartidos-, reunidos en torno a actividades particulares que los invitan a conversar, a proponer, y en ese marco dar su mejor versión.

Hay numerosos tipos de ERG existentes en diferentes empresas: el noventa por ciento de las Fortune 500 tienen ERG. Algunos de los más habituales son aquellos conformados por personas con discapacidad, los de diversidad cultural, otros cuyo tema convocante es la salud, el fitness, los hay para empleados LGBT+, mujeres, padres solteros, y más recientes como respuesta al Covid-19, cuidado de adultos mayores, o como balancear la vida personal, la educación de los hijos, trabajando desde casa.

¿Por qué implementar ERG como práctica diferenciadora? ¿Cuáles son sus beneficios?

Los ERG pueden tener varios efectos positivos en la organización, como por ejemplo reducir el índice de rotación, alentar el logro de objetivos organizacionales e incrementar el nivel de productividad, favorecido por una cultura y líderes inclusivos.

Cómo y cuándo implementar ERG

En primer lugar, deberemos evaluar las necesidades de la empresa y establecer sus metas. Luego, obtener el aval y esponsoreo de los líderes y decidir qué ERG se necesitan: detectar qué grupos diversos están representados o subrepresentados en la organización, si la empresa tiene problemas para reclutar mujeres, si tiene dificultad para incorporar personas con discapacidad, o simplemente los tiempos de reclutamiento son elevados.

Definamos qué objetivos se esperan de este ERG, objetivos que estarán supeditados a las necesidades de la empresa. Tengamos aliados en el grupo, que no necesariamente compartirán las características, pero son apasionados por el grupo, quieren aprender más y quieren mostrar su apoyo.

Beneficios para los colaboradores

Los equipos aumentarán su sentido de pertenencia, no solo porque son escuchados, tenidos en cuenta, sino también porque se refuerzan los vínculos dentro de la organización.

Los ERG construyen grupo de apoyo para las personas que comparten historias o experiencias comunes, favoreciendo la camaradería y el compañerismo entre sus miembros. Pueden tener efectos directos en la cultura organizacional al favorecer que los participantes de los grupos de afinidad y otros empleados se sientan cómodos con las diferencias dentro de su organización.

Beneficios para la organización

Los beneficios personales que disfruta cada colaborador impactan en ventajas para la organización. La satisfacción de los empleados es productiva para la empresa. Los grupos de afinidad se basan en la premisa de contribuir al éxito.

Los ERG fomentan la satisfacción de los empleados porque los empleados se sienten mejor al ir a trabajar cuando saben que su empresa tiene un interés legítimo en los temas que son significativos para su vida personal.

Trabajar con otros y otras nos fortalecerá. Atender a nuestros equipos nos posicionará como un lugar donde trabajar genere valor, aflore el talento -talento traído por la diversidad- dando brillo y transparencia a tu mejor versión en tu lugar de trabajo.

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!