La neurociencia descubrió que la imaginación gravita de manera importante en el rendimiento de las personas y de las organizaciones. Aquí se mencionan una serie de razones para liberar esa fuerza.

* Basado en el texto original de Silvia Damiano publicado en el blog de About My Brain

Como vimos en la nota anterior, son muchas las maneras en que la imaginación contribuye a mejorar y enriquecer la vida de las personas, lo cual se traduce también en un mayor aporte a las organizaciones que integran.

En este caso, desarrollamos cuatro razones para activar ese poder:

Razón Nº 1: la implementación tiene una mayor tasa de éxito

No implementamos todo lo que imaginamos, pero estamos más motivados para aplicar lo que nuestra imaginación ha producido cuando las ideas surgen de nuestros cerebros, más que cuando tratamos de seguir los pensamientos de otra persona. Sin impulso ni motivación, la imaginación simplemente se convierte en una actividad mental placentera.

No significa que la imaginación de otra persona no pueda inspirarnos o que no estemos dispuestos a participar en lo que proponen. Por el contrario, nuestra propia imaginación nos permite profundizar en las redes y misterios de lo que es posible, lo cual puede crear una existencia muy atractiva e interesante.

Razón Nº 2: la imaginación nos ayuda a desconectarnos

Es posible hayamos notado que nuestros mejores momentos creativos ocurren en la ducha, o quizás mientras caminamos entre la naturaleza o manejamos un automóvil. Donde sea que se lleven a cabo, estos son momentos potentes que podemos aprovechar para ayudarnos a encontrar la solución adecuada a un problema que enfrentemos. Cada vez que estemos estresados o abrumados, lo mejor será detener lo que estemos haciendo y alejarnos. Así ayudaremos al cerebro a estar más relajado, activando la red de imaginación mencionada anteriormente.

Razón Nº 3: la imaginación puede minimizar el conflicto en una situación de equipo

Como sugirió John Lennon en su famosa canción, Imagine, muchos problemas podrían desaparecer, y podría surgir un nuevo punto de vista si solo cerráramos los ojos y nos transportáramos mentalmente al mundo de las posibilidades. Aprender a hacer esto con un grupo de colaboradores de confianza ciertamente puede lograr que todos sean más amistosos, disminuyendo la tensión o reacciones duras. Esta estrategia podría alentar a todos a obtener una perspectiva diferente sobre el tema.

Razón Nº 4: la imaginación puede acercarnos a lo que queremos

Nuestros deseos, sueños y anhelos vienen a nosotros en forma de imágenes mentales. Nuestra imaginación es el comienzo de la creación y es el origen de todas las corrientes de pensamiento posteriores. Al nutrir las ideas que nos llegan a través de nuestra imaginación, recibimos la inspiración y la confianza necesarias para impulsarlas y así poder crear la vida que siempre hemos “soñado” tener.

Cualquier persona que haya alcanzado el éxito en su vida usó las imágenes mentales para guiarse en su camino, mezclando experiencias y completando los detalles a lo largo del trayecto, mientras construye siempre más imágenes hacia su realidad deseada.

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!