Si las personas no funcionan, las máquinas tampoco lo harán, aun cuando la empresa sea productiva en un 90%. Enfocarse en las soft skills permitirá tener organizaciones más igualitarias en género.

La segunda charla del ciclo de webinars “Transformación digital en HR”, organizado por Whalecom con la participación de diferentes partners, reunió a Juan Pablo Sanguinetti, Consultor Senior y Country Manager en Perú de la compañía, y Oscar Guirado, account manager de TeamEQ, para hablar sobre cómo la nueva tecnología puede potenciar la performance de los Equipos de Alto Rendimiento (EAR).

Desde hace tiempo, la transformación digital en gestión de personas ha encontrado un espacio en las organizaciones y hoy es indispensable tener datos fiables y oportunos para gestionar. Es un proceso que en un primer momento empezó por las áreas transaccionales, como las áreas de administración de personal, de manera de facilitar los procesos de las mismas. Hoy una buena cantidad de estos procesos están automatizados y hasta robotizados para la gestión de algunas de las contingencias habituales. Esto fue evolucionando para tener todo tecnologizado y robotizado.

Esa evolución continuó y hoy podríamos afirmar que el escenario se ha extendido y nos encontramos en una nueva oleada de la transformación digital aplicada a la gestión de personas, la cual se centra en las áreas soft, tales como talento, cultura, desarrollo y entrenamiento.

En este proceso, muchas organizaciones han iniciado -o acelerado aquellos que lo habían comenzado antes- el paso de las empresas jerárquicas tradicionales a tener organismos ágiles e independientes, que conforman organizaciones con una visión sistémica: persona – equipo – empresa. Según la consultora McKinsey, el 92% de las compañías han pasado a ser una red de equipos, donde las personas trabajan en varios de ellos de manera simultánea. Este cambio hace que medir el desempeño desde un enfoque exclusivamente jerárquico vaya perdiendo utilidad.

Los mayores obstáculos en equipos y managers

Hoy vemos en el mundo organizacional el desafío de ganar alineamiento y eficacia para potenciar el talento y los equipos que integran. Si pensamos en el accionar de los mejores equipos deportivos en cualquier disciplina, veremos que funcionan basados en una inteligencia colectiva. De esta manera, además del talento individual -y en algunos casos, superándolo- sus integrantes van ganando conciencia de la situación, se comunican y toman decisiones en tiempo real, a la vez que están comprometidos y alineados en la búsqueda de sus objetivos.

Team analytics

Inicialmente, quizás como remanente de la escuela tradicional de producción, los avances tecnológicos de la analítica de datos se aplicaron a los diferentes eslabones de la cadena de producción para agilizar procesos. Luego se aplicó a la parte comercial para tener datos precisos acerca de los hábitos de consumo para proyectar y definir las ventas por canal, por sector y por tamaño. Posteriormente se usó en el área de marketing. En cierto modo, el uso del analytics aplicado a la gestión de personas quedó para un momento posterior.

“Uno de los problemas en el tema de equipos es la subjetividad y la percepción. En ese sentido, muchas veces no hay tanta rigurosidad al momento de trabajarlo. Si bien hay un factor emocional importante y una percepción subjetiva que, sin duda, tiene que ocupar un lugar en la agenda, incorporar analítica de datos e inteligencia artificial en la gestión de equipos es realmente potente y novedoso”, aseguró Juan Pablo Sanguinetti, de Whalecom.

Aunque los líderes de equipo deben seguir haciendo caso a su intuición, ellos deben entender que cuando se suman datos, predictividad e inteligencia artificial se puede lograr mucho más.

Al respecto, Oscar Guirado, de TeamEQ, señaló que medir el flujo continuo de las variables claves de los equipos permite monitorizar en todo momento lo que pasa con ellos y, por ende, en la empresa misma. “Debemos ver cómo las decisiones y las acciones que llevan a cabo los equipos afectan a estas variables clave, lo cual permite a su vez validar si las decisiones y las acciones logran los objetivos buscados o no”, puntualizó.

La necesidad de medir las variables claves de los equipos ha llevado a implementar soluciones de Team Analytics en las organizaciones, que ayudan a acelerar la transformación organizacional por medio de redes de equipos inteligentes y líderes sistémicos. Esto tiene como objetivo elevar el equipo de trabajo a su máximo potencial y hacer que la gestión sea más fácil, más eficaz, con datos en tiempo real y con tecnología predictiva.

Los datos y percepciones que se obtienen son del propio equipo de trabajo, por lo que no se evalúa a la persona sino al grupo como tal. La mirada de equipo es mucho más participativa y significativa, y los resultados son transparentes para todos sus integrantes. Además, se miden todos los KPI que impulsan a los equipos y las organizaciones al éxito: crecimiento personal, relación con el equipo, relación con el líder y relación con la organización.

La continuidad del negocio está en juego, por lo que hay que apostar por la tecnología ‘humana’ aplicada a equipos con inteligencia”, definió Guirado.

Finalmente, es importante destacar que la idea del desarrollo de la medición y predictividad de la inteligencia emocional (soft skills) surge ante la necesidad de maximizar las oportunidades de equidad de género en las organizaciones. En ese sentido, si se diera a las soft skills la importancia que tienen, habría más mujeres en los cargos directivos y en puestos de consejo que en la actualidad.

Se puede acceder a la charla completa en el siguiente link: https://bit.ly/32vTuIz

¿Te pareció interesante?

¡Compartilo con tus amigos!